Normas de Seguridad

  • Para practicar piragüismo es absolutamente indispensable dominar la natación.
  • En ningún caso los menores deben salir solos al agua. Deberá ir siempre acompañado, como mínimo por dos piraguas más, garantizándose en cualquier caso que podrá ser auxiliado por persona avezada en nuestro deporte, caso de emergencia.
  • En todos los casos los menores deben ir provistos de chalecos salvavidas.
  • Comprobar siempre que la embarcación cumple con las condiciones de flotabilidad.
  • En ningún caso deberán montar en la piragua más personas de las que admita la propia embarcación.
  • En caso de vuelco, el piragüista deberá agarrarse a la embarcación, ya que ésta sirve de flotador.
  • El piragüista deberá siempre mantenerse alejado de los cables, presas, rabiones y especialmente de las hélices de embarcaciones a motor.
  • No deberán introducirse en la embarcación materiales innecesarios que en caso de emergencia resultarán peligrosos.
  • Se evitará el uso de ropas pesadas y botas de caña alta.
  • Antes de comenzar el ejercicio, el piragüista deberá estar informado del lugar donde va a desarrollar su actividad deportiva. Deberá conocer las condiciones locales, corrientes, rápidos, posibles cambios de climatología, etc…
  • En ningún caso se deberá practicar el piragüismo entre los menores cuando el agua esté a menos de 14º centígrados.
  • El piragüista deberá informar siempre a alguna persona del lugar dónde se dirige y del tiempo aproximado que tardará en realizar su ejercicio.
  • Es absolutamente necesario que el piragüista se cerciore de que tiene su licencia federativa en regla.
  • Se hace aconsejable que los clubes soliciten la correspondiente autorización paterna en aquéllos casos en que los piragüistas iniciados sean menores de edad.
  • La vigencia de afiliación al seguro de accidentes surtirá efectos a partir de cinco días de la fecha de entrada.